El 7 de Febrero de 2011 en Europa la Directiva 2008/89/CE obligo a todos los fabricantes de la industria del automóvil a montar un sistema de luces diurnas en todos los modelos comercializados; desde entonces se han extendido debido a que la visibilidad en las carreteras es un factor clave para reducir accidentes de trafico, y las luces de circulación diurna aumentan la visibilidad y disminuyen el riesgo de un accidente en determinadas circunstancias y por diferentes motivos.

 La eficacia de las luces diurnas

La Dirección General de Trafico (DGT) en España publica que se ha comprobado que los vehículos con luces encendidas son percibidos mucho mejor por los demás usuarios, reduciendo la posibilidad de accidentes en un 40% y la cifra de fallecimientos en carretera en un 10%.

La DGT realizo un estudio donde muestro que, incluso en las mejores condiciones de visibilidad, un vehículo con luces encendidas se detecta mas de 100 metros antes que un vehículo de color negro y sin luces . Incluso en peores condiciones, el coche con luces encendidas se ve antes que otros sin luces: de color blanco, gris o negro.

 La ciencia ha demostrado que el ser humano tiene un comportamiento 'mecánico' cuando realiza actividades rutinarias. Un conductor que conduce cada día de casa al trabajo y viceversa termina adquiriendo un hábito mecánico, reduciendo su atención en la carretera y en las cosas que pasan en ella. El déficit de atención provocado por la rutina se puede evitar aplicando estímulos visuales de forma directa que actúan a nivel subliminal de los usuarios de la vía,como las luces de conducción diurna.

 Las luces diurnas en las bicicleta

 Los ciclistas son los usuarios menos visibles y más frágiles de las vías públicas: ocupan poco espacio, pasan desapercibidos para la mayoría de conductores y, en condiciones de baja luminosidad, su presencia es prácticamente invisible; debido a esto es recomendable el uso de luces diurnas como la LAMPARA TRASERA BONTRAGER MOD. FLARE R y LAMPARA DELANTERA ION MOD. 700 R.; estas pueden hacer al ciclista mucho mas visible para el resto de los vehículos.

Basta una luz trasera roja, brillante y parpadeante, para que la presencia de la bicicleta en la vía sea visible a cualquier conductor incluso más de 200 metros por detrás del ciclista, sin embargo la luz delantera de uso diurno no es tan eficaz en las bicicletas debido a que, como norma general, los ciclistas circulan muy cerca del margen derecho de la carretera y, dicho sea de paso, la inmensa mayoría de atropellos de ciclistas es dado por una colisión no frontal.

Las luces traseras y delanteras para bicicletas están disponibles en múltiples modelos, marcas, tamaños y precios, por lo que su uso sólo es cuestión de asumir la rutina de utilizarla en cada salida, ya sea de día o de noche. Querido ciclista: #HazteVisible.